El Depredador llega a los cines el 13 de setiembre

Conoce un poco más sobre la producción de esta nueva entrega de Depredador

Treinta y un años desde que Arnold Schwarzenegger se enfrentara por primera vez a una criatura extraterrestre mortal que los estaba cazando a él y a sus camaradas en medio de la jungla de Centroamérica, la franquicia de DEPREDADOR está siendo renovada por una de las personas que sufrieron a manos del extraterrestre original. En esta ocasión, no obstante, Shane Black está a cargo, y los Depredadores hacen lo que él les diga. Black, quien actuó en la película original de 1987, ahora es coescritor y director de EL DEPREDADOR, que apunta a darle una nueva dimensión a la historia.

En EL DEPREDADOR, que se lleva a cabo en el 2018, un ex guardabosques del ejército y soldado de las fuerzas especiales (Quinn McKenna, interpretado por Boyd Holbrook) tiene un encuentro con un extraterrestre misterioso —que más tarde se entera es un Depredador— durante una misión mercenaria en México. Así, manda algo de la tecnología de la criatura a los Estados Unidos, donde su hijo Rory (Jacob Tremblay) descifra el lenguaje sideral que se necesita para controlarla. Esto, a su vez, lo expone a una amenaza seria de los Depredadores. Quinn, quien ha estado confinado para una evaluación psiquiátrica por parte del gobierno a modo de evitar que revele lo que ha visto, se escapa con un grupo de ex compañeros soldados, apodados “los desquiciados”, y parte para salvar a su hijo, y descubrir que hay una conspiración mucho más grande que está pasando.

Entonces, ¿por qué Black abordaría algo vinculado a su pasado; un concepto que ha sido explorado en varias películas desde ese primer filme icónico? “Tenía el atractivo de que iba a lidiar con el proyecto de una manera que no fuera estrictamente de fantasía, y la posibilidad de asentarlo más como un tipo de película que abordara las experiencias con ovnis”, explica. “Ha habido una invasión. Después de la primera visita, los Depredadores han continuado cazando en la Tierra, y ahora la gente se está empezando a dar cuenta. Esta es la premisa básica —de que hay una facción de gente en la Tierra que entiende lo que está pasando y está investigando a estos Depredadores”. EL DEPREDADOR profundizará un poco más en la mitología de estas peligrosas criaturas, que se han estado adaptando a través del uso de material genético de otras especies para ser más fuertes, inteligentes e incluso más mortíferos que antes. Black también aprovechó la oportunidad de expandir el mundo de la historia, una vez que agregó nuevos detalles y elementos entretenidos y frescos. “La teníamos que modernizar”, explica. “Creo que lo que hemos hecho es intentar obtener una emoción distinta, desarrollarla más y magnificar levemente el impacto que los Depredadores han tenido en la Tierra. En vez de sólo limitarla a un pequeño reparto en un ambiente menor, hemos permitido que se expanda un poco más”.

Pero no sólo trata de los guerreros del espacio exterior; también hay un elemento humano sólido. Black ha forjado una carrera en la que la ha dado vida a tipos rudos realistas, y para la historia de EL DEPREDADOR, encontró el canal perfecto para sus talentos en McKenna y su tropa. “Quería tomar a la clásica unidad de tipos duros conformada por comandos musculosos, y jugar un poco con esa noción. Son este tipo de pelotón más dispuesto a pelear física y mentalmente para hacer el trabajo sucio: los ‘Doce del patíbulo’ de su especie, en vez del tipo de versión ideal de un equipo perfecto de ‘SEAL Team Six’ [Unidad de misiones especiales y contraterrorista]. Tipos que están comprometidos, o un poco dañados, y tienen que probarse a sí mismos; en cierto modo, representan al grupo menos pensado que uno podría esperar para que nos defienda de una amenaza del espacio exterior, una que ni siquiera el ejército podría detener. Todo se reduce a estos tipos”. Aquellos que han disfrutado del concepto desde la película original de 1987, estarán felices de escuchar que ‘Dutch Schaefer’, personaje interpretado por Arnold Schwarzenegger, no ha sido eliminado de la historia. “Hay referencias directas en la película a la primera visita y a Schaefer”, comenta Black, aunque elige no compartir la mayoría de los detalles de la película, para sólo agregar que, “incluso ha habido rumores de abducciones”. Y si no pudieras elegir a un Depredador de toda la alineación de películas, no te preocupes: EL DEPREDADOR promete ser una experiencia nueva, divertida, aterradora y emocionante, todo al mismo tiempo.



Black escribió la película con su viejo amigo y colaborador ocasional Fred Dekker, y fue una oportunidad de reunirse para entablar un esfuerzo creativo que canalizó sus raíces en las películas de la década de los ’80. “Estábamos emocionados de repasar material con el que nos fogueamos, material que nos encantaba cuando éramos más jóvenes…fue como si hubiéramos vuelto a ser dos estudiantes de la escuela de cine. Al principio, se sintió como si fuera un poco de diversión —como algo que nos parecía entretenido. Claro que, dos años y medio después, hemos estado trabajando duro para intentar hacer la mejor película posible. Y creo que estaré muy feliz cuando la hayamos acabado, pero sólo porque creo que al final del proceso tendremos algo que valdrá la pena”. 

Una buena parte del año pasado se ha ido en ensamblar una gran producción, rodando en Vancouver, donde el equipo de producción le dio vida a ambientes tan diversos como junglas y patios de recreo, tanto en locaciones como en el interior de sets gigantescos. Black contrató al veterano director de fotografía Larry Fong para que trabajara con él en el filme. Después de haber rodado a grandes criaturas fantásticas y superhéroes en conflicto, Fong apreció la oportunidad de fotografiar algo un poco más aterrizado —aunque algunos de sus personajes provengan de un planeta muy distinto. “Quería que fuera más crudo, hasta cierto punto. Y real. Se lleva a cabo justo ahora; y a pesar de que tiene extraterrestres y naves espaciales, quería darle una sensación de realismo sin que se sintiera como un documental”.

Si bien algunas de las locaciones donde rodaron fueron bastante complejas desde un punto de vista de producción, los ambientes probaron ser un lugar de recreo espléndido para los actores, quienes apreciaron la oportunidad de trabajar con Black. Boyd Holbrook, en particular, elogia la manera particular en la que el director abordó la película y a su reparto. “Es brillante”, dice entusiasmado Holbrook. “Sin importar cuál sea el tema en una escena, encuentra la manera de añadir estos ritmos cómicos, que jamás he visto que alguien haga. Y eso hace que tengas que estar alerta de manera constante”.

Thomas Jane, quien interpreta a Baxley, uno de los compañeros veteranos de McKenna, estaba emocionado de trabajar con Black, ya que era aficionado de su trabajo desde hacía mucho tiempo. “Ni siquiera leí el guión. Me llamó y me dijo, ‘Estoy haciendo esta película de ‘Depredador’ y es un proyecto de ensamble, por lo que estoy conformando a un grupo de hombres’”, explica Jane. “Y después agregó, ‘todos están hasta cierto punto traumados emocionalmente de la guerra, de las refriegas. Todos tienen un poco de trastorno de estrés postraumático. Y acaban en un autobús y después pelean contra extraterrestres del espacio exterior…’. Y le dije que contara conmigo. Sonaba maravilloso”. Los desquiciados prometen ser un grupo variopinto de la vieja escuela a los que querrás ver triunfar, a la manera de películas tales como “Kelly’s Heroes” y “Guardianes de la Galaxia”.

Por todo el humor que ha añadido, Black espera que los aficionados de la serie aprecien el regreso de la intensidad de la primera película y compara su visión de EL DEPREDEDOR al conflicto visceral de “Logan”, una vez que tiene la misma idea de redoblar la intensidad. “Habías visto las garras de Wolverine en las versiones para toda la familia de los X-Men y pensaste, ‘Supongo que con ellas está matando gente, ¿correcto?’ Y después dijeron, ‘para “Logan”, hay que darle con todo. Por supuesto que hay que mostrarlas, son garras, y, desde luego, con ellas atraviesa la cabeza de la gente’. Y, del mismo modo, en EL DEPREDADOR, queríamos apostar a lo mismo. Si le va a arrancar la cabeza a alguien, queremos verlo. Así que ese fue el enfoque que tomamos: si te vas a enfrentar a este extraterrestre, démosle el susto de sus vidas a nuestros personajes principales al hacerlo un oponente tan aterrador y brutal como nos fuera posible”.




Comentarios