Reseña: Spider-Man: Into the Spider-Verse

Ya vimos la película animada de Spider-Man y te contamos qué nos pareció.



En las últimas dos décadas, Hollywood ha producido tres diferentes versiones live action de Spider-Man, siendo siempre Peter Parker el eje focal de las películas. Sin embargo, en esta oportunidad, se enfoca en un protagonista diferente para Spider-Man: Into the Spider-Verse, presentando la primera adaptación en pantalla grande de Miles Morales. Y, al mismo tiempo, no solo rinde un especial homenaje a Peter Parker sino también a las otros versiones de Spider-Man en los cómics.
Miles Morales hizo su debut en los cómics de Marvel en el 2011 y desde entonces los fanáticos esperaron verlo unirse o liderar alguna película de superhéroes live action. En lugar de eso, como primer paso, lo veremos adentrarse en la gran pantalla en Spider-Man: Into the Spider-Verse, la cual nos ofrece una historia bastante divertida, reconfortante y, por sobretodo, fresca al poner nuevamente sobre la mesa el origen de un superhéroe con una animación de estilo cómic magníficamente ejecutada.

Spider-Man: Into the Spider-Verse presenta a los espectadores a Miles Morales (Shameik Moore), un adolescente de Brooklyn - hijo de Jefferson Davis (Brian Tyree Henry) y Rio Morales (Luna Lauren Velez - quien hace poco ha ingresado a la competitiva Visions Academy. Sin embargo, está claro que Miles no está luchando solamente para encontrar su lugar en Visions, sino también dentro de su familia, escapándose de la escuela para salir con su tío Aaron Davis (Mahershala Ali). Es en una de estas salidas fuera de la escuela que Miles y Aaron ingresan a un túnel en el metro de Nueva York y Miles es mordido por una araña radioactiva. Fiel a una historia de origen de Spider-Man, Miles comienza a demostrar sus poderes arácnidos que lo ponen en evidencia más de una vez dentro de su complicada vida escolar.


Miles cruzará camino con la versión de Spider-Man de su universo, quien está tratando de evitar que Kingpin (Liev Schreiber) use al supercollider con el que podría abrir un agujero negro. Miles promete a Spider-Man que destruirá al supercolider de Kingpin y salvará el multiverso. Sin embargo, cuando queda claro que muchos Spider-Man de otras dimensiones han terminado en la Tierra de Miles, incluido Peter B. Parker (Jake Johnson), Gwen Stacy (Hailee Steinfeld), Spider-Man Noir (Nicolas Cage ), Spider-Ham (John Mulaney) y Peni Parker (Kimiko Glenn), Miles tendrá que enviarlos a casa antes de apagar al supercollider.

Lo importante de la trama en este punto es que considerando que Miles adquirió sus poderes de manera bastante reciente, mucho de la historia girará en torno a comprobarse a sí mismo si está listo para enfrentarse a Kingpin. Es así que Miles tendrá que aprender a controlar sus poderes y decidir qué tipo de héroe quiere ser.

Spider-Man: Into the Spider-Verse fue dirigido por el escritor The Little Prince, Bob Persichetti, Peter Ramsey (Rise of the Guardians) y el escritor de 22 Jump Street, Rodney Rothman, de un guión de Rothman y Phil Lord. Es así que Into the Spider-Verse proporciona un nuevo giro en la típica historia de origen de superhéroes, especialmente el de Spider-Man; no solo porque Miles es un personaje intrínsecamente diferente de Peter Parker, sino también por la introducción del multiverso.

Lo bastante curioso aquí es que Spider-Man es un personaje de cómic con un legado especialmente rico, tanto en prensa escrita como en cine y televisión. En ese sentido, Into the Spider-Verse ve a Miles luchando por cómo encajar en este multiverso lleno de otros Spider-man, de la misma manera que la película debe luchar por cómo encajar en el legado de Spider-Man. Afortunadamente, tanto Miles como Into the Spider-Verse demuestran un estilo único y un gran corazón, cualidades que sin duda distinguirán a este superhéroe y a su película de otras historias del arácnido.

Uno de los aspectos más singulares de Into the Spider-Verse es el estilo de animación. Además de la animación 3D típica de los proyectos de Sony, Into the Spider-Verse también emplea múltiples estilos y texturas de cómics. Desde los cuadros de texto utilizados para mostrar los pensamientos de Miles hasta las diversas técnicas utilizadas para representar a cada uno de los Spider-Man de otras dimensiones, la película crea cuidadosamente cada capa de animación. Por ejemplo, Spider-Ham se representa como una versión 3D del clásico Looney Tunes, mientras que Spider-Man Noir está completamente en 2D en blanco y negro y, por su parte, Peni Parker está representada con un estilo más acorde al anime.

Esta variedad de estilos ofrece a Into the Spider-Verse una profundidad y textura que las películas animadas rara vez han poseído. La animación también brilla particularmente al mostrar muchas de las escenas de acción, dando vida a ciertas batallas que nunca podrían realizarse en producciones live action. En general, el efecto de la excelente animación ejecutada es que Into the Spider-Verse realmente se siente como un cómic que ha cobrado vida, lo que proporciona una experiencia cinematográfica totalmente nueva y única.

Por supuesto, toda la animación está destinada a resaltar la historia de Miles Morales, y Moore brinda una interpretación de voz convincente como el joven que se transforma de un adolescente inseguro al confiable superhéroe. Moore también cuenta con el apoyo de un elenco de voces con un talento excepcional, que incluye a Henry como el padre de Miles, y a Ali como el tío Aaron, un personaje que los fanáticos del cómic sabrán que es la clave de la historia de origen de Miles.

Moore, Henry y Ali se adueñaron de Spider-Verse con su dinámica familiar, lo que contrasta con los giros cómicos de Cage, Mulaney y Glenn. Las actuaciones de estos tres ayudan a dar vida a Spider-Man Noir, Spider-Ham y Peni en la película, quienes en su mayoría ofrecen elementos de comicidad. Tengo que resaltar que aquí la brecha entre corazón y humor proviene del Peter Parker de Johnson quien hace un gran trabajo al interpretar al reacio mentor de Miles y que además baña a "su" Spider-Man con el encanto típico del actor. Por su parte, Steinfeld no tiene mucho con qué trabajar como Gwen Stacy, pero sí que allana el camino para una historia más profunda que podríamos ver en el futuro.

Spider-Man: Into the Spider-Verse recurre de nuevo al mismo terreno que otras historias de origen de superhéroes en la pantalla grande, muchas de los cuales han llegado a los cines en las últimas dos décadas por lo que los espectadores podrían haberse cansado de ellas. Ciertamente, Into the Spider-Verse golpea muchos de los mismos ritmos típicos de películas previas, pero también trae suficientes ideas nuevas a la mesa para lograr diferenciarse.

Esta es una película de Spider-Man que es consciente de que los espectadores han visto la historia original de Peter Parker contada una y otra vez en forma impresa, animada y en vivo. Into the Spider-Verse incluso emplea un chiste recurrente mofándose de esta idea. Como tal, esta producción no ha sido pensada solo para los fanáticos de Miles Morales, sino también para todo el legado construido a través de los años de vida del popular trepa-muros. Pero también me queda claro que es una película que tiene las bondades de entretener sin importar que seas un fan o no de los cómics.

En última instancia, Spider-Man: Into the Spider-Verse ofrece casi dos horas de asombrosa y cautivadora animación que está bellamente representada. La introducción al multiverso proporciona un giro único al mezclarse de manera bastante óptima con la formación del Spider-Man de Miles. Me queda bastante claro que necesitamos más de esto.


Comentarios