El Dumbo de nuestros días

Tim Burton consigue poner su toque “oscuro y gótico” pero guardando el toque mágico de la historia



El conocido director Tim Burton fue el elegido para llevar nuevamente a la pantalla grande al elefante que todos recordamos como “Dumbo” con un remake que cuenta con grandes actores como Colin Farrell, Danny Devito y Michael Keaton como el villano. 

El circo de los hermanos Medici se encuentra en decadencia debido a que las enfermedades consumen la vida de los artistas que forman parte del espectáculo y cada vez tienen menos clientes y por lo tanto, menos ingresos; el circo es llevado por Max Medici, interpretado por Danny DeVito, quien busca desesperadamente nuevos números y espectáculos para su circo. Una de las principales estrellas del circo es Holt, el gran jinete de caballos, interpretado por Colin Farrell, quien vuelve de la guerra con una pequeña sorpresa para sus compañeros y sus hijos, quienes quedaron huérfanos de madre un año atrás, y no cuentan con un número en el circo Medici debido a que buscan hacer otra cosa en la vida más que ser un “fenómeno” de circo.




Cuando una de sus principales atracciones, la elefante Jumbo da a luz a su cría, Medici quiere venderlo, ya que el pequeño elefante tiene unas enormes orejas las cuales le hace pensar que no es un elefante de verdad y ha sido “estafado”; son los niños quienes, gracias a su padre, consiguen convencer al dueño del circo de quedarse con Dumbo, a pesar de no poder salvar a su madre y esta es devuelta al empresario que en un primer momento se la vendió a Medici debido a un incidente con unos espectadores. 

Son los niños: Milly y Joe, quienes, guiados por un cariño especial hacia Dumbo y queriendo ayudarle a conseguir reunirse con su madre, le entrenan para que pueda volar gracias a sus grandes orejas con la ayuda de una pluma.



Dumbo consigue ser la sensación del circo y gana gran popularidad en todo el país, es ahí cuando el gran empresario Vandevere (Michael Keaton) hace todo lo posible por conseguir al pequeño elefante y explotarlo en su gran imperio de entretenimiento; a lo cual accede Medici motivado por el dinero. 
La principal meta de Dumbo es poder encontrar a su madre, por ello accede a actuar como el elefante volador gracias a aspirar una pluma con su trompa; todo ello con ayuda de Holt, sus hijos y Colette (Eva Green), la gran musa del circo.

Las interpretaciones de Michael Keaton como el villano que aparece con piel de cordero en un primer lugar es impecable, consigues ver sus verdaderas intenciones desde el principio pero uno mismo se deja hipnotizar por sus palabras.



Devito consigue arrancar risas en un par de ocasiones con sus ocurrencias y gestos, como nos tiene acostumbrados y la interpretación de Farrell como padre protector con buenos valores capaz de hacer todo por sus hijos, es llevado a cabo correctamente; es el papel de Colette, llevado a cabo por Green el que a veces parece un poco desconcertado, sin definir muy bien cual es su propósito final y sus verdaderas intenciones.

La esencia de Burton se hace de notar a lo largo de toda la película, con una tonalidad de colores grises y oscuros pero sin abandonar la “magia” característica de Disney y la película del mismo nombre de 1941. Esta cinta cuenta con un estilo más gótico y se logra mostrar con una crudeza dirigida a una mente infantil, la atmósfera en la que tienen que vivir los animales que viven explotados y en pobres condiciones en circos y espectáculos. Así como también las atracciones oxidadas y carpas destruidas del circo Medici contaban con la firma de Burton y mostraban la realidad de muchas personas de la sociedad de aquellos tiempos.




La historia de la versión “Live-action” del entrañable elefante Dumbo no solo muestra la historia de este sino también el desarrollo y crecimiento de los personajes que rodean al animal y hacen lo posible por ayudarle o entorpecer su camino.

En algunas ocasiones, la versión de Tim Burton, carece de corazón y suavidad a la hora de mostrar la vida de los personajes, como si olvidara que al fin y al cabo, se trata de una película de la factoría Disney dirigida principalmente para niños. El principal atractivo a valorar, más que la historia en sí, es el estilo visual que adopta el film.

A pesar que se siente una nostalgia por ver la cinta que acompañó la infancia de muchos de nosotros y se siente algo desconcertante ver una versión tan cruda, se consigue salvar la esencia de la historia la cual es la dulzura del pequeño elefante de grandes orejas y el amor que este tiene por su mamá.

Escribe: Andrea Cubas

Comentarios