Mi obra Maestra: Una amistad maestra

La nueva película de Francella “Mi obra maestra”, dirigida por Duprat plasma de lo que es capaz el ser humano de hacer por amistad con chispas de humor argentino, haciendo así una divertida comedia que deja un entrañable mensaje.



“Mi Obra Maestra’, una comedia sobre el mundo del arte dirigida por el argentino Gastón Duprat. La película cuenta la historia de Arturo (Guillermo Francella), un galerista encantador y minucioso trata de reflotar la carrera artística de Renzo (Luis Brandoni), un pintor hosco y en decadencia. El director fue también codirector de “El ciudadano ilustre”, que recibió numerosos premios, entre ellos el Goya a mejor película hispanoamericana en 2016.

La dupla formada por Francella y Brandoni funciona a la perfección, Guillermo Francella como Arturo, dueño de una galería de arte en Buenos Aires en la que su mejor amigo, Renzo, expone sus pinturas desde hace más de 20 años.  Su añeja amistad los une pero en los últimos años, Renzo, quien fue un reconocido pintor en los años 80, ha caído en popularidad  y ya no consigue vender ningún cuadro sumándose a ello, el hecho que se convirtió en un viejo cascarrabias. Precisamente lo personalmente diferentes que son, ya que Arturo es alguien más ceremonioso y preocupado por complacer a todos, y lo opuestos que son sus mundos es lo que les hace congeniar tan bien en la pantalla.



Renzo continúa con su actitud de anarquía mientras Arturo hace todo lo posible por hacerle entrar en razón, “modernizar” su obra y conseguir más trabajos para él hasta que, en un acto de rebeldía por parte de Renzo este arruina un importante encargo para una gran empresa argentina, provocando que embarguen su casa y no tenga donde quedarse y como mantenerse tras sufrir un accidente de tráfico. Es ahí cuando su fiel amigo Arturo plantea lo que podría ser una gran estafa. Durante gran parte del film, el público comenzará a cuestionar la amistad de Arturo con grandes interrogantes, uno de ellos será “¿Lo hace por amistad o por ambición?”

La estética de la película trata de plasmar ser un cuadro, muchas de sus escenas cuentan con pinceladas y colores vivos consiguiendo así un relajo para la vista del espectador, el cual de igual forma va a estar riendo con las ocurrencias del par de amigos.

 “Mi obra maestra” provoca en un par de horas una montaña de rusa de emociones: desde el drama y el humor, pasando por el suspenso y la emoción.

Mi obra Maestra se encuentra en cartelera, solo en Cineplanet.

Escribe:

Andrea Cubas

Comentarios