Análisis: RAD

Ya jugamos este Roguelike al estilo ochentero lleno de mutantes en un mundo postapocalíptico y te contamos que nos pareció


RAD es un juego desarrollado por Double Fine, los mismos creadores de Psychonauts y de la joyita de Grim Fandango. El juego llega bajo producción y con distribución de Bandai Namco.


RAD nos muestra un mundo que ya ha llegado a su fin no una sino dos  veces y es cuando debemos de prepararnos a coexistir entre tanta mutación y seres repugnantes.

Historia:

Existe una comunidad que supo sobrevivir al fin del mundo dos veces. Un lugar donde viviremos rodeados de seres mutantes y de peligros constantes.


La aventura da inicio cuando la sociedad donde vivimos se está acabando la energía y la única esperanza está en un grupo de niños. Para ello, estos valientes sacrificados deberán de arriesgar sus vidas y marchar hacia lo desconocido para obtener sus objetivos.


Un mundo post-post-apocalíptico:

Nos encontramos en un lugar plagado de radiación y lleno de mutantes. El lugar perfecto para poner en práctica nuestras habilidades.

En el mapa, al ser Roguelike, entraremos en mazmorras con tu personaje, ir acabando con los monstruos y coleccionando cassettes y diskettes para adquirir diversos items.


Al momento de explorar las zonas, encontraremos varias zonas sin vida como hojas secas o vegetación muerta que podemos pisar o tocárlas para volver a llenarlas de vida. De esta forma ayudamos a eliminar la radiación y evitar peores consecuencias en el mundo

En el mapa deberás de activar estatuas para que te desbloquee la zona del boss final de ese nivel.


Juégalo varias veces:

RAD es rejugable, por el mismo hecho de que al morir empiezas desde cero, tendrás la posibilidad de volver a empezar ya conociendo el mapa, los monstruos y objetivos del juego.

Es frustrante al inicio porque en sí el juego tiene una dificultad algo considerable, pero si la agarras la maña, te será una pasada los 6 niveles para poder acabarlo.


Hay multiples finales, donde dependerá de tu habilidad poder sacarlos y a la vez obtener nuevas mejoras, descubrir más sobre la historia y desbloquear más secretos

Nos lleva a los años 80's:

Lo primero que te engancha del juego es su tonalidad ochentera, te hace sentir que estás viviendo en la época donde lo psicodélico estaba de moda.

La música es de lo mejor del juego. Una banda sonora llena de elementos sonoros provenientes de instrumentos electrónicos como el teclado dan rienda suelta a que tu juego sea mucho mas placentero.


Situaciones épicas son las que vivirás al ritmo de buenos sonidos y harto color en el mapa lo que te asegura mucha diversión sin aburrimiento.

Otra cosa que le suma a la genial aventura ochentera es la voz en off que narra la historia o que te acompaña durante el gameplay o cada vez que realizas alguna acción o encuentras cosas.

La mutaciones:

Los niños que tratarán de salvar su comunidad estarán disponibles en la zona de elegir personajes a jugar. Algunos disponibles en un inicio y otros bloqueados de momento.

Durante tu juego tendrás cierta cantidad de vida en tu barra y además hay una zona donde acumulas mutación y te transformarán en algo más.


A lo mejor te crezca una cabeza de serpiente o tal vez te salgan patas de araña. Estas mutaciones serán tus armas especiales para combatir a los mutantes del juego.

A demás de las mutaciones físicas también puedes obtener habilidades fantásticas como lanzar fuego, dejar pisadas de ácido y poder controlar a los bichos que te topes por el mapa.


Jugabilidad:

El sistema de juego es muy sencillo de maniobrar y esto ayuda mucho, porque al ser un mapa desde la perspectiva desde arriba, podría complicar un poco las cosas, pero no es así. 

Los mandos te facilitan el juego la gran parte de la historia, a lo mejor cuando poseas varias mutaciones contigo pueda complicarse, pero para nada del otro mundo.


No existirán combos difíciles en el juego, pero si mutantes algo complicados. 

Los mutantes:

Los villanos del juego y los que te harán hacer sudar frío son los mutantes de toda la zona del mapa. Inclusive el bicho más débil podría complicarse si te sorprende algo distraído. 

En su mayoría si conocen la zona que recorres, ya sabrás por donde saldrán, de lo contrario se recomienda ir siempre con precaución.


Los bosses en el juego suelen ser algo complicados y hasta podrían eliminarte de unos golpes si no están bien posicionado. Algunos tienen escudos por delante, otros inmunes a tus ataques de ácido, pero siempre verás su punto débil al estudiarlo un poco más a profundidad.

La comunidad:

Las personas que viven contigo suelen ayudarte o contarte algo de interés. Algunos te ofrecen objetos a cambio de casettes (sirve como el dinero) y hasta puedes tener acceso a una máquina para guardar tus pertenencias por si más adelante mueras y empieces desde cero.


Son muy pintorescos y algo extraños al hablar. En la entrada estará la persona encargada de transportarte al mapa para cumplir tu misión. El barbecho es una especie de portal que te llevará o te traerá de regreso.

Consejo: 

Si el juego se te está complicando un poco, en las opciones podrás acceder a un menú y ahí poder activar una especie de 'cheat' como ataque doble, más vida, empezar con una habilidad o no morir al caer del acantilado.


Conclusión:

RAD es muy interesante y es gracias a su temática ochentera que le da mucha vida al juego. La jugabilidad, la música y que empieces desde el inicio si mueres, le da un toque muy especial que te lleva a rejugarlo muchas veces. Double Fine y Bandai hicieron bien su trabajo y RAD lo demuestra.

Lo Bueno:

Rejugable.
  • La dificultad es aceptable.
  • Los personajes raros.
  • Las mutaciones.
  • La música.
  • El color del juego.


Lo Malo:

  • Empiezas desde el inicio si mueres.
  • Es muy corto.
  • Le faltan algunos modos adicionales.




NOTA: 7.5

Una publicación de No Soy Gamer

Comentarios