“Historia de una Gaviota y del Gato que le Enseñó a Volar” en el LUM

Un musical con identidad nacional, dirigido por Ana Correa, que nos presenta los retos de la democracia  en el Perú



El teatro como ensayo de la democracia invita a los espectadores a empatizar con los otros y vivir una experiencia de emociones colectivas para la solución de un conflicto. Por este motivo, desde hace un par de años IDEA Internacional, de la mano con la actriz y directora  Ana Correa, vienen trabajando en la formación de una red de jóvenes artistas escénicos con interés en el teatro de contenido político y a favor del fortalecimiento de la democracia. Este año presentan por primera vez una propuesta de teatro musical familiar abierta al público. Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar es una adaptación del cuento del mismo nombre, escrito por el chileno Luis Sepúlveda.

Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, se presentará los días 10, 11, 17 y 18 de agosto, a las 4 p.m. en el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM)  con el auspicio de IDEA Internacional y la especialidad de Creación y Producción Escénica de la Facultad de Artes Escénicas de la PUCP.  El ingreso es gratuito (por orden de llegada).

El musical cuenta las aventuras de Zorbas, un gato de puerto cuyo sentido del honor lo lleva a comprometerse a criar una pollita de gaviota, luego de prometerle a su madre, una gaviota moribunda a causa de la contaminación de los mares, que cuidará al huevo para que nazca, que impedirá que los gatos del puerto se lo coman y que una vez nacido el pollito, le enseñará a volar.

La adaptación teatral, preparada por Ana Correa con la asistencia de Cucha Del Águila, hace referencia a algunos de los retos que tiene la democracia en el Perú hoy en día. En primer lugar, Zorbas y los gatos de puerto que lo acompañan, retan lo estereotipos de los roles de
género, mientras que las ratas del puerto, son una representación de las mafias que nos extorsionan todos los días en la ciudad.

Finalmente, el vínculo entre las gaviotas, los gatos y algunos humanos nos dan cuenta que la solidaridad y el respeto entre los que somos distintos es lo único que nos puede llevar a una vida más armónica y en libertad.

La obra cuenta con 27 jóvenes artistas en escena de diversas escuelas de arte como la PUCP, ENSAD, la Escuela Nacional de Folklore José María Arguedas y la UPC. Además, se tiene un amplio repertorio de temas musicales propios (compuestos por Julián Vargas con el apoyo de Eduardo Arana) y música en vivo que mezcla ritmos afroperuanos con rock, acid jazz y otros ritmos urbanos.

Comentarios