Casa Paz Soldán reconoció a destacados cineastas peruanos en Cóctel de Gala

La Casa Paz Soldán, joya señalada del Centro Histórico de Lima, con la co-organización de la Asociación de Productores Cinematográficos del Perú, y de la Municipalidad de Lima, rindió merecido homenaje a principales figuras del Séptimo Arte en el Perú.




Este reconocimiento público comprendió a directores, actores y productores, con ocasión del Cóctel de Gala del Cine Peruano, acto cumbre y de la más alta nota de esta primera edición de la “Fiesta del Cine Peruano", que discurre por semanas.

El primer homenajeado de la noche fue el ascendente director de cine Álvaro Delgado Aparicio, en mérito a la masiva acogida pública de su ópera prima "Retablo". Esta narra la conflictiva historia de un joven, en alguna zona rural de Ayacucho, a quien su padre enseña el familiar oficio de tallar y comercializar retablos. Enaltece a esta cinta filmada en quechua, el haber sido nominada como precandidata al Óscar a mejor película de habla no Inglesa, y al Premio Goya a mejor película Iberoamericana.

Recibió el segundo reconocimiento de la noche, el renombrado productor de cine Gustavo Sánchez García, por el mérito de haberse constituido en el mayor realizador de largometrajes en nuestro país, que forman parte ya de la moderna cultura peruana, contándose entre los más apreciados "El Evangelio de la Carne", "Ciudad de M", "Django: La Otra Cara", "Polvo Enamorado" y "Mariposa Negra", entre otras producciones que continúan marcando tendencia en el creciente y cada vez más robusto Séptimo Arte nacional.

La tercera eminencia que recibió  notable distinción, es  el experimentado y carismático director de cine Francisco José Lombardi Oyarzu, longevo de cuatro décadas de carrera, en mérito a haber confrontado sin inhibiciones ni restricciones, con carácter pionero y lúcido, integral y valiente, la agenda amplia y variopinta agenda existencial contémporanea, en el escenario de su manifestación y efectos en la diversa sociedad nacional, con obras clásicas de nuestra cartelera, como "No se lo digas a nadie", "Pantaleón y las Visitadoras", "Tinta Roja" o "La Ciudad y los Perros", que constituyen parte de su extensa filmografía, una de las más respetadas del país, que lo convierten en uno de los íconos del cine local.

Se otorgó seguido reconocimiento, por indiscutibles méritos al director de cine Augusto Tamayo San Román, por su aporte capital al conocimiento, reflexión y debate del Perú y de sus encrucijadas, las cuales retrata con fidelidad e interrogan sin tapujos. Obras suyas de destacar son "La Fuga del Chacal", "Anda, Corre, Vuela", "El Bien Esquivo", y "Una Sombra al Frente", como también sus esfuerzos en escenario distinto, por dotar al cine nacional de un marco legal y normativo más favorable.

Los directores de cine se unieron para dar un sentido tributo póstumo, al cineasta regional ayacuchano Fredy Palito Ortega Matute, conocido por sus largometrajes basados en mitos y credos mágicos andinos, pero medularmente en el proceso de violencia política que vivió el país en los decenios de 1980 y de 1990. Filmografía destacada suya la constituyen “Dios tarda Pero no Olvida”, “El Demonio de Los Andes” y "La Casa Rosada".




Correspondió luego el turno de recibir reconocimiento, a Gianfranco Carmelo Brero Pinasco, experimentado actor con más de cuatro décadas en la actividad, y no pocos e importantes reconocimientos internacionales en su haber, que se lo hace acreedor en base a una notable e impecable carrera cinematográfica, cuyos títulos más memorables son "Bajo la Piel", "La Vigilia", "El Evangelio de la Carne", "Rocanrol 68" y "Norte", su último proyecto cinematográfico de alto dramatismo.

La distinción que siguió recae en los merecimientos de la actriz Vanessa Saba Zarzar, de itinerario destacado en el teatro, el cine y la televisión, por su tan esmerada y versátil capacidad interpretativa, aunada a su genuinidad y sensibilidad, a quien se le tiene presente por haber sido parte de reconocidas producciones nacionales, como "En el Vientre", "Cu4tro", y "Ella y Él", esta última en donde también colaboró como guionista.

El Cóctel de Gala del Cine Peruano contó con la animación del carismático presentador de televisión, actor y productor, Adolfo Aguilar, y trajo un exquisito buffet y música en vivo.
De esa manera, la monumental Casa Paz Soldán, testigo y protagonista a la vez de más de 400 años de historia limeña y peruana, renueva en línea de tradición, su compromiso con la promoción y difusión de la cultura y el arte contemporáneo de nuestro país, disponiendo sus amplios y bellos espacios y su funcional e impecable logística, como escenario de eventos diversos que trasciendan en el tiempo.

Comentarios