La Plaza cierra el año con versión recontra libre de Hamlet

 Hamlet, en una versión recontra libre de la obra de Shakespeare, escrita y dirigida por de Chela De Ferrari, cierra un año de adaptaciones contemporáneas de varios clásicos.


Hamlet es, sin duda, uno de los proyectos más ambiciosos de la reconocida casa teatral y de la directora Chela De Ferrari. Reúne a siete actores y actrices con síndrome se Down y discapacidad intelectual para hablar de sus vidas usando Hamlet como punto de partida.

El proyecto nace inspirado por Jaime Cruz, quién trabajó durante tres años en La Plaza vendiendo programas y guiando a la gente a sus butacas mientras esperaba la oportunidad de ser convocado como actor. La directora nos aclara: “Hamlet siempre aparecía como una posibilidad cada vez que me enfrentaba a la elección de mi siguiente proyecto, y siempre lo descartaba por la misma razón: no encontraba al actor para el personaje. Hasta que aparece Jaime Cruz. El proyecto, tantos años dormido, despierta por las nuevas posibilidades que un actor como Jaime podía ofrecerle al sentido de las palabras de este personaje”, explica Chela De Ferrari, directora de la obra y directora artística de La Plaza. “Él tenía el anhelo de actuar en La Plaza y yo, de hacer Hamlet. Y aquí estamos.”

De ahí en adelante La Plaza se dedica a buscar a los 7 actores restantes que acompañarían a Jaime en escena. Se unen al proyecto Octavio Bernaza, Diana Gutiérrez, Ximena Rodríguez, Álvaro Toledo, Manuel García y Lucas Demarchi,  actores con síndrome de Down y una actriz, Cristina León Barandiarán, con discapacidad intelectual.

La directora de la obra está acompañada de un equipo artístico que reune a varios de los creadores más interesantes de nuestro medio. En la dirección adjunta: Claudia Tangoa, Jonathan Oliveros, Luis Alberto León. Alessandra Rodriguez en la dirección musical, Mirella Carbone en la coreografía, Luis Soldevilla en visuales, Jesús Reyes en Iluminación y Gustavo Valdez en el vestuario.

Basada en reflexiones, sueños y frustraciones de los actores, la obra nos lleva a pensar en el rol de las personas con síndrome de Down en nuestra sociedad de una manera profundamente emocional y real. ¿Qué significa ser para personas que no tienen espacios donde se los tome en cuenta?

“La propuesta pretende cuestionar los mitos construidos alrededor del síndrome y replantear la pregunta que Hamlet formula frente a la existencia: ¿Ser o no ser? Históricamente, las personas con discapacidad intelectual han sido consideradas como una carga social. ¿Qué valor y sentido tienen su existencia hoy en un mundo donde la eficiencia, la capacidad de producción y modelos inalcanzables de consumo y belleza son el paradigma del ser humano?”.

“Para mi, Hamlet es un sueño hecho realidad”, comenta Jaime Cruz. “Cuando trabajaba como anfitrión de La Plaza, me imaginaba estar algún día como actor. Me fui preparando en clases y talleres de actuación, y cuando Chela me propuso hacer la obra, le dije que sí sin pensarlo”, continúa.

Para los actores y actrices de la obra, Hamlet tiene la misión de informar sobre el síndrome de Down, sensibilizar y aclarar mitos. “No somos niños eternos, no somos angelitos”, agrega Jaime Cruz. “Es importante que las personas nos conozcan, nos respeten y nos den oprotunidades para demostrar todo lo que podemos hacer.” Álvaro Toledo lo formula de otra manera: “La gente tiene solo 46 cromosomas, nosotros tenemos 47, que es una nota más alta.”

Se estrena este 11 de octubre en el teatro La Plaza. Las funciones van de jueves a martes a las 8 p.m. y domingos a las 7 p.m. Esta puesta en escena llega a La Plaza gracias al BBVA, Starbucks y Larcomar (Parque Arauco). Empresas comprometidas con la cultura y el desarrollo de nuestro país.

Las entradas ya están a la venta a través de Teleticket de Wong y Metro, en la boletería del teatro y a través del call center de La Plaza, 505-0550.  


Comentarios