Reseña: The Gentlemen: Los señores de la mafia


The Gentlemen: Los señores de la mafia se estrenó el 5 de marzo en las carteleras de nuestro país. Nosotros ya la vimos y te contamos nuestra opinión.



Mickey Pearson (Matthew McConaughey) es un narcotraficante de cannabis con una de las reputaciones más poderosas en Inglaterra, cuyo objetivo principal es vender su ya establecido negocio a Matthew Berger (Jeremy Strong) para poder retirarse. A primera vista, es una trama sencilla que no tiene nada del otro mundo, pero a manos de Guy Ritchie (Snatch, Sherlock Holmes), este drama con tintes de comedia se transforma en algo novedoso que vale la pena rescatar en lo que va del año 2020.

El filme capta la atención de manera inmediata y mantiene el ritmo acostumbrado de este tipo de películas, lo cual resulta en un constante llamado de atención al espectador que lo mantiene despierto en sus casi dos horas de duración. Pero si uno apostase que aquel ritmo esté basado completamente en la acción, se equivocaría, pues los personajes secundarios –sobre todo el de Fletcher, interpretado por Hugh Grant en su mejor papel en los últimos años–, le agrega, en su mayoría de intervenciones, esa ventaja extra, pero necesaria, que le da al espectador un respiro.



El actor de Cuatro bodas y un funeral también ocupa el papel de narrador, lo cual, a mi parecer, fue un arma de doble filo. La voz en off, presente en casi toda la película, ayudó a situar el pasado de Mickey, así como sus motivaciones y su posicionamiento en la industria del cannabis. Sin embargo, el sobreuso de aquella le restó la capacidad interpretativa al espectador de deducir por sí mismo lo que está viendo en pantalla, resultando por ciertos momentos en descripciones innecesarias y plot twists repetitivos que disminuyeron el interés.

Por otro lado, los personajes asiáticos y afro-americanos caen en estereotipos que, actualmente, se hubieran preferido evitar, sobre todo si se trata de una cinta proveniente de Estados Unidos, cuyo contexto histórico es más que suficiente para sobrepasarlos y utilizar otra clase de recursos mejor pensados. Además, justamente esta superficialidad es otro de los errores en los que cae Ritchie, pues al priorizar la forma antes que el fondo –más exactamente, por dejar la introducción y desarrollo de dichos personajes a la mano del narrador para darle un factor “gracioso”– estos se vuelven poco memorables y predecibles.


No obstante, los errores mencionados no acapararon la oportunidad de The Gentlemen: Los señores de la mafia de ser un filme disfrutable, cuyas referencias cinematográficas, constantes idas y venidas e, incluso, número musical, otorgan una bocanada de aire fresco imprescindible en esta industria.

The Gentlemen: Los señores de la mafia llega a los cines peruanos el 5 de marzo.

Comentarios