Como Ted Mosby es el villano perfecto en "How I Meet Your Mother"

Sé lo que estás pensando y antes de que quieras irte...escucha (o lee).

*gritos internos*

Una de las primeras cosas que asumimos en “How I Meet Your Mother” es que Ted Mosby es un buen tipo. Básicamente es una versión masculina de la clásica protagonista que vemos en tantas comedias románticas: idealista, vulnerable y buscando siempre a su alma gemela. 

Pero ¿y si este pensamiento es incorrecto? ¿Y si en lugar de ser un gran tipo, Ted es en realidad un narcisista que sólo se preocupa por lo que quiere, sin importar a quién lastime en el camino? ¿Y si él es el malo? ¿Sueno paranoica no? Pero a las pruebas me remito, esta es mi defensa señor juez.

No me veas así.

Desde el primer episodio, vemos a Ted como un tipo dulce y especial que nosotros deberíamos querer por su deseo de ser feliz para siempre con “la indicada”. Pero con el tiempo, las ideas románticas de Ted llegan a parecerse mas a delirios narcisistas que termina proyectando sobre pobres mujeres que quedan atrapadas en su camino.

Cuando digo que Ted está en un error, me refiero a que tiene creencias falsas basadas en una interpretación errónea de la realidad. Él cree que todo lo que siente por otra persona debe ser real y recíproco, porque interpreta su realidad como una aventura romántica en la que es él el protagonista. Y se niega a permitir que las perspectivas y emociones de las otras personas tengan valor sobre los hechos.

Ay Robín. Y tú creyendo que él iba a ser un tipo cualquiera en un bar.

Vemos esto desde el primer episodio cuando Ted rápidamente decide que Robin es la chica de sus sueños. Aunque apenas se conocieron y su intensidad la hace visiblemente incomoda, los sentimientos y la interpretación de la realidad de Robin no le importan a Ted, excepto por ser obstáculos que él debe superar. Sus deseos están por encima de los demás, sus sentimientos determinan la verdad.

Y ahí está Robin. Desde su perspectiva, es una joven periodista que se mudó a New York para seguir sus sueños y sucede que conoce a un chico lindo en un bar. Tienen una buena cita, pero antes de que puedan ir a su departamento ella tiene que salir corriendo para cubrir una historia. 

Seguro que puede ver a este tipo en otro momento ¿no? Excepto que, en este caso, el tipo vuelve a aparecer más tarde esa noche. Pero antes de que puedan empezar a besarse le dice que la ama... en su primera cita. Esta es una gran bandera roja en el mundo real. Y estamos hablando del primer episodio.

Corre amiga.

¿Recuerdan esa vez cuando utilizó un servicio de citas, sólo para no tener a nadie disponible  porque sus estándares eran absurdamente específicos? Así que cuando resulta que la mujer con la que es compatible ya no está disponible, Ted hace lo obvio y se roba sus archivos, visita su oficina con mentiras y luego utiliza la información robada para engañarla y así ella llegue a amarlo. ¿Por qué debería importarle que ella y su novio estén comprometidos, si está en juego el sueño de Ted de “ser feliz para siempre”?

Tambien está el episodio en el que persigue agresivamente, incluso acecha un poco a Maggie, la “girl next door” usando su auto-percepción de "el buen hombre que solo quiere amor" como pretexto para tratar como un premio a una mujer obviamente vulnerable que acaba de salir recientemente de una relación. O cuándo deja la boda de su propia madre y se niega a dar un discurso, porque cree que no es justo que su madre se vuelva a casar antes de él.

Diablos Ted.

La creencia de que él vive como el héroe de sus fantasías lo hace increíblemente hábil para explicar por qué todos esos errores y manipulaciones mencionados anteriormente están justificados bajo la imagen del "buen tipo". Y dado que su narración siempre está antes que todo al ser el protagonista de la serie, podemos caer fácilmente en la trampa de tomar su narrativa como una verdad objetiva.

Lo gracioso de la serie es también su paralelo constante con Barney siendo él el "demonio en la oreja" de Ted, tentándolo constantemente a ser un persona egoísta. Sin embargo hay numerosas ocasiones donde Ted es "más Barney" que el mismo Barney. Está el Día de San Patricio, cuando dejó a su cita sola porque habían chicas que estaban mas ebrias dentro de un club, eso sin mencionar que terminó enrollandose con una mujer casada al final de la noche.   

Ted por fuera, Barney por dentro.

O cuando, siendo profesor universitario, empieza una relación con su estudiante sabiendo que esto arriesga no solo su trabajo si no también la colegiatura de la misma chica. Clásico de Barney. Y no hablemos de las veces en las que no recuerda ni siquiera el nombre de las chicas con las que ha salido dándonos a entender que Ted es mucho más similar a Barney y está lejos de ser parecido a su buen amigo Marshall. 

Incluso Barney tiene gestos que demuestran que es un mejor tipo a comparación de Ted en la serie. Cuando Lily deja a Marshall la respuesta de Ted es ser un buen amigo, apoyándolo e insultando a Lily en el proceso mientras que Barney va en una misión secreta para encontrarla y rogarle que regrese a New York. Lo más importante es que Barney se aseguró de que todo esto fuera un secreto.

¿A quién le importa el examen de leyes que Marshall debía rendir?

En cambio Ted es el tipo de persona que organizaría una fiesta de tres días para impresionar a una chica que recién conoce incluso si esto significaría arruinar las noches de sus amigos. Pero Barney toma acciones para mejorar la vida de sus amigos, sacrificando incluso su jugoso bono navideño donándolo a los más necesitados. Y aunque Barney pueda pasar como un egoísta, es capaz de realizar actos desinteresados...Ted no tanto. 

Por ello es peligrosa esa fantasía que mantiene dónde él es el héroe y el resto de personas solo personajes secundarios. Porque nada de lo que él haga puede ser realmente malo si sus intenciones son buenas ¿no? Es este estado mental lo que hace a Ted incluso miserable durante toda la serie: la realidad jamás supera a sus fantasías. Incluso esos grades gestos que hace (love bombing) tiene el fin de asegurar que sus parejas quieran estar con él porque ¿Cómo se podría rechazar algo tan romántico?

Debo admitir que es difícil no caer en esto.

Esto se ve cuando intenta regresar con Natalie, la chica a la que botó en su cumpleaños. Él se obsesiona con que juntos, su vida sería perfecta pero cuando la recupera regresa a él el sentimiento de que ahí no es. Así que decide terminarle...en su cumpleaños. Otra vez. 

Cuando viene al impacto cultural, con Ted se corre el riesgo de adoptar su imagen como el camino correcto que nos va a conducir al amor verdadero. Sin embargo, solo aprendemos a reforzar comportamientos narcisistas que al final del día nos hacen infelices y lastiman a las personas que queremos, impidiéndonos apreciar la realidad que nos rodea. 

Oh Robin, volvemos al punto de inicio.

Al final, no llegamos a ver qué sucede con Ted después de regresar con Robin finalizando de la serie. Pero en base a lo que ya vimos ¿Hay alguna razón que nos convenza de que realmente van a ser felices juntos? Probablemente, solo si Ted ha dejado de vivir a la expectativa de sus fantasías. Al final de cuentas, esa es la gracia del show: disfrutar de las aventuras que el protagonista atraviesa mientras nos reímos en el proceso. 

Pero debemos recordar que Ted representa una advertencia sobre lo que pasa cuando la ilusión no te permite conectar con la realidad de otras personas y no puedes aceptarlas por lo que son. Y al final, tal vez la lección que Ted debió enseñarle a sus hijos es "Mira a tu tío Marshall, así es como se comporta un buen tipo". 

Publicar un comentario

0 Comentarios