La Alianza Francesa de Lima y la Agencia Francesa de Desarrollo realizan piloto “L’Oeil vert / El ojo verde”

 Residencias internacionales cruzadas para artista nativos de los bosques del mundo. El programa espera promover la diversidad cultural, natural y la causa de la selva.


La Alianza Francesa de Lima y la Agence Française de Développement (AFD) se unen para realizar el programa “El ojo verde” que consta de residencias artísticas internacionales, el cual busca crear conciencia de la preservación de los bosques emblemáticos de Francia y Perú a través del diálogo y su representación de artistas nativos.

Esta alianza firmada por Jan Mulder, presidente de la Alianza Francesa de Lima y Laurent Pacoud, director de la AFD, busca hacer frente a la problemática de la deforestación que afecta al mundo. Ante ello, la conservación de la Amazonía es una de las prioridades diplomáticas de Francia. El objetivo es abogar de manera dinámica a través de la voz artística y simbólica de los creadores de imágenes y de historias, buscando el dialogo entre los bosques. En el fondo, el proyecto promoverá la diversidad cultural y natural de la Amazonia y en particular, visibilizará a las minorías de esta zona, a menudo discriminadas en Perú.

El programa “El ojo verde” visualiza el desarrollo y el trabajo en red de los imaginarios de los biomas forestales en todo el mundo y propone dar a los artistas la oportunidad de representar todo lo que ven y escuchan, para así contar una historia sobre la Amazonía peruana y el bosque de Brocéliande.

La primera residencia artística empieza en nuestra amazonia, considerada como la más grande selva del mundo. Los artistas franceses se conectarán con los pueblos indígenas durante tres semanas en donde alcanzarán una visión rica, moderna y fértil de la ecoresponsabilidad.

Por su parte, el bosque de Brocéliande de la región de Bretaña será el protagonista para nuestros artistas peruanos el próximo año, quienes descubrirán este bosque mítico considerado el más esotérico de Europa. Albergará durante tres semanas a los artistas para alimentar su voz y producir historias e imágenes de acuerdo con estas nuevas inspiraciones, basándose en mitos y representaciones arquetípicas de los bosques, así como en las realidades de las buenas y malas prácticas en su estado de conservación y degradación actual.




Comentarios